Saltar al contenido

salud

Las cremas son altas aliadas en lo que a hidratar la piel se refiere pero, ¿sabías que también son buenas para la salud? Sí, no todas ellas pero la mayoría sí.

La parte hidratante no hay quien se la quite, es cierto que sirven para que tu piel esté luminosa y limpia pero, en algunos otros casos, puede permitir que las células de la piel se desarrollen mejor, sufran menos y consiguen llenarlas de agua.

Eso sí, también funcionan desde el interior mejorando la estructura celular interna como en el caso, por ejemplo, las cremas solares. Lo primero que debes saber, sea para lo que sea la crema, es que tienes que escogerla dependiendo de tu tipo de piel ya que, sino, puede provocarte problemas en ella. Es concreto, existen cremas para pieles normales, mixtas, grasas y secas. Tienes que escoger bien.

Tipos de cremas para la salud:

  • Cremas reafirmantes. Se encargan de ayudarnos en un problema que, para muchas mujeres, se convierte en serio. En este caso, la crema reafirmante ayuda a regenerar los tejidos y aportan tonificación a la piel.C
  • Crema para los tatuajes. Este tipo de cremas ayudan a cicatrizar un tatuaje para evitar cualquier tipo de infección en tu piel. Curan desde dentro para un buen resultado por fuera.
  • Crema anticelulitis. La eterna enemiga de la mayoría de las mujeres. En este caso lo que consiguen es mejorar la circulación y reducir, por tanto, el tejido. Además, eliminan toxinas dañinas para la piel.
  • Crema para prevenir las estrías. Suelen aparecer cuando los tejidos se rompen durante el embarazo o en un cambio de peso considerable. Este tipo de cremas proporcionan elasticidad e hidratan en lo más profundo de la epidermis.
  • Cremas para las manchas. El exceso de melanina en la piel las crea y, estas cremas, se encargan de disminuirlos.

Existen otro tipo de cremas como la de aceite de coco que funciona como crema antiinflamatoria y para combatir hongos o problemas de piel como la psoriasis o la dermatitis atópica. Como ves, las cremas también funcionan desde el interior y son buenas para tu salud. Hazte con aquella que mejor resuelva tu problema y consigue atajarlo.

Las cremas son altas aliadas en lo que a hidratar la piel se refiere pero, ¿sabías que también son buenas para la salud? Sí, no todas ellas pero la mayoría sí.

La parte hidratante no hay quien se la quite, es cierto que sirven para que tu piel esté luminosa y limpia pero, en algunos otros casos, puede permitir que las células de la piel se desarrollen mejor, sufran menos y consiguen llenarlas de agua.

Eso sí, también funcionan desde el interior mejorando la estructura celular interna como en el caso, por ejemplo, las cremas solares. Lo primero que debes saber, sea para lo que sea la crema, es que tienes que escogerla dependiendo de tu tipo de piel ya que, sino, puede provocarte problemas en ella. Es concreto, existen cremas para pieles normales, mixtas, grasas y secas. Tienes que escoger bien.

Tipos de cremas para la salud:

  • Cremas reafirmantes. Se encargan de ayudarnos en un problema que, para muchas mujeres, se convierte en serio. En este caso, la crema reafirmante ayuda a regenerar los tejidos y aportan tonificación a la piel.C
  • Crema para los tatuajes. Este tipo de cremas ayudan a cicatrizar un tatuaje para evitar cualquier tipo de infección en tu piel. Curan desde dentro para un buen resultado por fuera.
  • Crema anticelulitis. La eterna enemiga de la mayoría de las mujeres. En este caso lo que consiguen es mejorar la circulación y reducir, por tanto, el tejido. Además, eliminan toxinas dañinas para la piel.
  • Crema para prevenir las estrías. Suelen aparecer cuando los tejidos se rompen durante el embarazo o en un cambio de peso considerable. Este tipo de cremas proporcionan elasticidad e hidratan en lo más profundo de la epidermis.
  • Cremas para las manchas. El exceso de melanina en la piel las crea y, estas cremas, se encargan de disminuirlos.

Existen otro tipo de cremas como la de aceite de coco que funciona como crema antiinflamatoria y para combatir hongos o problemas de piel como la psoriasis o la dermatitis atópica. Como ves, las cremas también funcionan desde el interior y son buenas para tu salud. Hazte con aquella que mejor resuelva tu problema y consigue atajarlo.