¿Sabías que la piel es el órgano más grande que tenemos?

Por eso es muy importante cuidarla. Debemos hidratarla de forma regular ya que la acción del sol, el viento, la contaminación urbana y algunos procesos corporales naturales, se ven reflejados en nuestra dermis.

Habitúate a un ritual que te ayudará con las inclemencias a la que nuestra piel se ve sometida en el día a día, para preservar    Las cremas son compuestos farmacéuticos o cosméticos para uso tópico, cuya base principal es el agua. Se combinan con distintos ingredientes activos, agentes emulsionantes, emolientes, estabilizantes, conservantes, espesantes y en determinados casos colorantes. Su función fundamental es frenar la sequedad de la piel y puede utilizarse para números fines.la hidratación, evitar la resequedad, falta de luminosidad e !irradiar belleza instantánea e inclusive a largo plazo!

¿Qué es una crema y cuál es su función?

Conservación

  • Deben mantenerse en un lugar seco, fresco y alejado de la luz solar.
  • Siempre debes observar si presentan cambios de color u olor, o si sus ingredientes se han separado. Por ejemplo, mostrando un aspecto heterogéneo como una capa acuosa en la superficie.

¿Cómo elegir la indicada para mi?

 Para elegir correctamente la crema a la que más le sacaremos partido según nuestras necesidades, es primordial conocer nuestro tipo de piel, basándonos en su aspecto diario. Un buen truco, es analizarla en la mañana, luego de habernos dado una ducha la noche anterior y no habernos aplicado ningún tipo de producto.

Tipos de piel

  • Piel normal: su apariencia es suave, de color rosado uniforme, con poros finos y ausencia de impurezas.Regresa a su apariencia normal rápidamente, luego de realizar movimientos.
  • Piel seca: su aspecto es frágil, áspero, de color blanquecino, produce menos sebo. Sufre irritaciones frecuentemente, se agrieta con facilidad y tienden a aparecer más arrugas. Puede convertirse en piel sensible.
  • Piel grasa: su apariencia es grasosa, brillante y de color amarillento con poros abiertos. Mantiene su aspecto grasoso aún con la cara recién lavada. Tiende a producirse acné y puntos negros.
  • Piel mixta: es la combinación de dos o más tipos de piel en el mismo rostro. Por ejemplo, grasa en la “zona T” (frente, nariz y barbilla) y seca en el resto. En este caso lo recomendado son las cremas con textura en gel.

¿Cómo actúa cada crema según el tipo de piel que indican?

  • Para pieles normales, el objetivo es mantener sus propiedades naturales.
  • Para pieles secas, el objetivo es hidratar y nutrir el tejido para recuperar su aspecto y brillo natural.
  • Para pieles sensibles, el objetivo es evitar irritaciones o rojeces con fórmulas hipoalergénicas que humectan y nutren.

El mejor momento para aplicarlas es al salir de la ducha, ya que la humedad facilita la absorción de los principios activos.

Las cremas mas vendidas de este año

Serum contorno ojos 30ml con ácido...

Serum contorno ojos 30ml con ácido...

39,90 EUR - 24,93 EUR 14,97 EUR Ver en tienda

Vichy Nutrilogie 2 Crema Hidratante Facial...

Vichy Nutrilogie 2 Crema Hidratante Facial...

27,50 EUR - 10,22 EUR 17,28 EUR Ver en tienda

Nivea - Crema para cara y rostro, cuidado de...

Nivea - Crema para cara y rostro, cuidado de...

9,00 EUR - 3,01 EUR 5,99 EUR Ver en tienda

Consejos para elegir una crema

  • Debe ser adecuada a tu tipo de piel y edad ya que no son las mismas fórmulas para pieles jóvenes o pieles maduras.
  • Sobretodo para el rostro, prefiere las cremas con SPF (factor de protección solar), para protegerte de posibles daños causados por los rayos solares, como el fotoenvejecimiento, los cuales también nos afectan durante el invierno.
  • Observa tus necesidades específicas en el momento. Puede que no siempre necesites del mismo tipo.

Diferencias entre crema hidratante, crema nutritiva y loción

¡Seguro que más de una vez te has hecho ésta pregunta!.

La respuesta es sencilla: la función de las cremas hidratantes, es devolver el agua perdida a nuestra piel y la de las nutritivas, aparte de hidratar, es aportar vitaminas y nutrientes.

Las lociones son fórmulas más concentradas, comparables con un sérum y con acción hidratante como una crema, sumándole los beneficios de activos antioxidantes.

 ¿ A partir de qué edad debería utilizar cada una?

  • Hidratantes desde la adolescencia hasta los 30.
  • Introduce el contorno de ojos a partir de los 25.
  • Comienza a prevenir los primeros signos de envejecimiento con cremas antiarrugas a partir de los 30.
  • Las cremas nutritivas más ricas en lípidos serán tus mejores aliadas a partir de los 50.

Tipos de cremas corporales y uso recomendado

Sérum: existen diversos tipos, como hidratantes, antioxidantes, efecto lifting, iluminadores, etc. Su fórmula es ligera, pero con una alta concentración de sus principios activos. Este sería el tercer paso luego de limpiar nuestro rostro y aplicar un tónico si fuera el caso. Te recomendamos los que contienen antioxidantes por la mañana y ácido hialurónico por la noche. Recuerda el cuello y el escote, aplica siempre en movimiento circulares suaves hasta su total absorción.

 Cremas de día: se aplican en el rostro luego de tu rutina de limpieza en la mañana y durante el día. Su textura es ligera, fresca y de rápida absorción. Algunas tienen factor de protección solar. Si vas a maquillarte es muy recomendable que apliques tu crema de día antes para preparar la piel. Te dejarán una piel sedosa y uniforme.

Cremas de noche: se aplican en el rostro antes de dormir. Su textura es más espesa para que actúen mientras dormimos. Recuerda desmaquillar y limpiar bien tu rostro antes de aplicarla. Te ayudará a reparar los daños acumulados durante el día y a combatir los signos de envejecimiento.

Cremas antiarrugas: se recomienda su uso a partir de los 30 años. Sus fórmulas son altas en ácido hialurónico colágeno y elastina. Su función es atenuar los efectos del paso del tiempo, borrar las líneas de expresión, al mismo tiempo que hidratan y nutren la piel.

Contorno de ojos: se aplica desde el arco de la ceja hasta la zona bajo el lagrimal,  suavemente con la yema de los dedos y de fuera hacia dentro, de forma delicada para evitar irritaciones o provocar arrugas. Puedes realizar un ligero masaje para estimular la circulación dando ligeros golpecitos con la yema de los dedos.

Cremas exfoliantes: se recomienda su uso una o dos veces por semana. Con la piel húmeda realiza un masaje suave sin presionar excesivamente, de forma circular hacia el exterior de tu rostro durante 30 o 40 segundos aproximadamente. Retira bien los restos con agua tibia. También podemos encontrarlas para el cuerpo entero. Las cremas exfoliantes son claves para eliminar las células muertas y ayudan a activar la circulación. Dejarán tu piel lisa y perfecta para la posterior aplicación de tu crema corporal diaria, favoreciendo una mejor absorción. Están preparadas con micropartículas que arrastran la suciedad y la piel muerta, con lo cual ayudan a su regeneración.

Cremas anticelulitis: ¿en pie de guerra en contra de la piel de naranja?. Tú mejor aliado será una crema específica anticelulitis para reactivar la circulación sanguínea y linfática. Aplícala con energía, con masajes circulares para favorecer la liberación de acumulaciones de grasa y activar la producción natural de colágeno. La clave es aplicarla con constancia y combinar el plan de ataque con ejercicio y buena alimentación.

Cremas antiestrías: aplicar a diario preferiblemente después de la ducha, en zonas propensas a desarrollar estrías, como muslos, glúteos, busto y cintura. Su función es la prevención, ya que actúan de manera profunda para ayudar a evitar la ruptura del tejido celular que se encuentra bajo nuestra piel.

Cremas reafirmantes: aplicar a diario masajeando de forma ascendente en todas las áreas donde queremos reducir la flacidez. Estas cremas tonifican, alisan y ayudan a regenerar la superficie de la piel.

Cremas reductoras: a diferencia de las cremas anticelulíticas, que atacan varias causas, éstas centran su acción en activar el metabolismo de las grasas para favorecer el drenaje y reducir centímetros. Se recomienda realizar una actividad física moderada luego de su aplicación.

Cremas desmanchadoras: se aplican en zonas limitadas para evitar la acumulación de melanina, bien sea por efectos del sol, la edad o tratamientos médicos. Algunas deben ser recetadas por un dermatólogo.

Cremas depilatorias: podemos encontrar en el mercado diversas cremas de éste tipo. Lee con atención las instrucciones específicas para la que hayas elegido. Estas cremas actúan causando la degradación de la queratina de la base del vello para deshacerla y provocar la eliminación temporal del mismo.

Cremas protectoras (solares): consulta en el envase las especificaciones para cada tipo. Se recomienda aplicar estas cremas 30 min antes de la exposición solar y repasar su aplicación regularmente. Su función es absorber las radiaciones ultravioleta o lo que conocemos comúnmente como rayos UVA o UVB para protegernos de los efectos dañinos del sol.

Cremas suavizantes para el cabello: puedes utilizarlas en cada lavado. Le aportan a nuestra cabellera además de suavidad, brillo y soltura. Nos facilita el desenredado para peinarlo sin dañarlo o romperlo.

Tipos de cremas de uso farmacéutico

Cremas antimicóticos: los ingredientes activos son clotrimazol, ketoconazol, miconazol, econazol, terbinafina, entre otros. Se utilizan para tratar infecciones ocasionadas por hongos en la superficie de la piel. Por ejemplo dermatofitosis (conocida como tiña) en uñas, cuero cabelludo y piel; pitiriasis versicolor y candidiasis cutaneomucosas. Son bastante efectivas y rara vez presentan efectos secundarios.

Para elegir la adecuada debes acudir al médico para que puedan determinar de qué tipo de hongo se trata. Es muy importante este reconocimiento para poder tratar la afección correctamente, ya que la mayoría de estas cremas son de venta libre, podrías elegir la opción incorrecta y por mucho que insistas en la aplicación, no sólo no podrás librarte de ella, sino que podría agravarse, porque seguirá su curso como si no estuvieras tratándola.

Algunas de las cremas utilizadas habitualmente para este fin son:

  • Canesten (clotrimazol): se usa para diversas dermatofitosis, candidiasis oral, tinea cruris y otros. Además cuenta con una opción más específica para infecciones vaginales por hongos (Gine – canesten).
  • Lotrimin (clotrimazol): se usa para candidiasis oral, infecciones vaginales por levaduras, pie de atleta, dermatofitosis, tinea cruris, entre otros.
  • Lamisil (terbinafina): antimicótico de amplio espectro para tratar el pie de atleta, dermatofitosis y algunas infecciones por levaduras.
  • Miconazol: se usa para combatir diversas dermatofitosis, sarna deportiva, lesiones perianales, candidiasis anal, vulvar y escrotal, vulvovaginitis candidiásica, pitiriasis versicolor, infecciones y sobreinfecciones por gram+

 Cremas para tratar quemaduras:  su función es rehidratar de forma profunda la piel y favorecer la regeneración de las células, para reparar daños sufridos por el sol, fuego o cualquier otra causa como un accidente en el hogar o lugar de trabajo, por ejemplo con una plancha ardiendo, horno, aceite, etc., que nos haya producido la  lesión.

Estas cremas son las más utilizadas para aliviar lo más rápido posible el dolor y sanar la piel, dependiendo de la gravedad de la herida:

  • Bepanthol: esta emulsión tiene un alto contenido en pantenol y sustancias lipídicas emolientes. Sirve para cubrir perfectamente la zona herida, refrescar y aliviar el daño producido por quemaduras leves para evitar cicatrices elevadas y rojas.
  • Halibut: es una pomada regeneradora a base de lanolina, óxido de zinc y vitamina A. También para quemaduras leves. Ayuda a regenerar las células dañadas e incrementa la síntesis del colágeno, lo cual es de gran ayuda con la cicatrización.
  • Silvederma: ésta crema pertenece al grupo de los antibióticos. Su ingrediente principal es la sulfadiazina de plata. Se utiliza mucho en primeros auxilios para evitar infecciones en quemaduras de segundo y tercer grado. Antes de aplicarla se debe lavar bien la zona afectada con agua y jabón, luego con una espátula o guantes estériles, se extiende en la zona y se cubre con vendaje adecuado.

Cremas cicatrizantes: suelen ser ricas en colágeno, nos ayudan a regenerar tejidos actuando sobre la  epidermis para remover las células muertas y renovarlas. En casos de accidentes, operaciones quirúrgicas, acné y otras causas que puedan dejarnos marcas, debemos comenzar a utilizarlas lo más pronto posible para obtener los mejores resultados, aunque también pueden tratar cicatrices más antiguas para atenuarlas.

Si necesitas curar una cicatriz, aquí tienes algunas sugerencias:

  • Cicapost ISDIN: sus ingredientes principales son dexpantenol y madecasoside. Ayuda a reparar el tejido tras una operación, quemadura leve o piel sensible tras irritaciones.
  • Cicatricure: su base de glicerina y centella asiática ayuda a disminuir cicatrices y marcas de acné, además de unificar el tono de la piel y nutrirla.
  • Cicaplast – La Roche-posay: su fórmula a base de madecasosida, cobre, zinc y manganeso, es una combinación restauradora intensa, que forma una película sobre la piel para protegerla de agentes externos, mientras actúa reconstruyendo la piel.

Cremas para tratar hemorroides: su función es aliviar el dolor y reducir la inflamación con una acción combinada entre analgésicos, anestésicos y humectantes.

Sufrir de hemorroides o almorranas es una dolencia más común de lo que puedas imaginar, pero el temor a comentarlo abiertamente hace que muchos no tengan ni idea de cómo tratarlas y esperan hasta sufrir graves consecuencias para consultar a su médico.

Lo mejor será tratarlas de inmediato con cremas que te aliviarán el ardor e inflamación al instante, aunque sea un alivio temporal, no dejes de cuidar tu salud.

Existen distintos tipos de cremas con funciones diferentes para aliviar las hemorroides:

  • Con efecto anestésico: su ingrediente principal es la lidocaína o benzocaína, cuya acción “adormecerá” la zona durante algunas horas.
  • Con cortisona: contienen corticosteroides como prednisona o hidrocortisona, que actúan desinflamando la zona, aliviando la picazón y reduciendo el dolor. Son de venta con receta, puesto que su mal uso puede causar efectos secundarios. No deben utilizarse con hemorroides sangrantes.
  • Con efecto astringente y refrescante: sus ingredientes como el óxido de zinc, alantoína o vaselina, proporcionan un efecto reparador y suavizante.
  • Con efecto vasoconstrictor: pueden contener efedrina, centella asiática o pentosano polisulfato de sodio, los cuales ayudan a mejorar la circulación sanguínea, dilatando los vasos para drenar las venas, reducir las molestias y la inflamación.

Existen muchas cremas de venta prescrita o venta libre para esta dolencia, por ejemplo:

  • Hemoal: contiene benzocaína y efedrina hidrocloruro. Combina un efecto anestésico por la benzocaína, es desinflamatoria y vasoconstrictora.
  • Isdinium Pomada: a base de hidrocortisona buteprato y vaselinas, para aliviar la inflamación y el prurito asociado al proceso hemorroidal.
  • Synalar Rectal Pomada: contiene fluocinolona acetónido,bismuto subgalato,
    lidocaína hidrocloruro y levomentol
    . Viene con un aplicador para utilizarla en hemorroides internas. Su efecto es desinflamatorio y cicatrizante de la piel dañada.
  • HemoClin Gel: contiene aloe, betaína y fosfato de potasio. Ayuda a sanar fisuras anales y su fórmula patentada bloquea las bacterias que causan la infección. Proporciona frescor y lubricación.

Cremas antiinflamatorias: su función es prevenir o reducir inflamaciones y aliviar el dolor en alguno de los músculos de nuestro cuerpo, producidos por hematomas, lumbalgias, contracturas, etc. Proporcionarán alivio total o temporal dependiendo de su gravedad.

Algunas de las más utilizadas comúnmente son:

  • Voltarén Emulgel: a base de diclofenaco. Es un viejo conocido en muchos hogares para tratar golpes, contracturas, tortícolis o esguinces leves. Su efecto además de antiinflamatorio es analgésico.
  • Flogoprofen: su ingrediente principal es etofenamato. Es un gel de rápida absorción para tratar traumatismos, lumbago, tortícolis, contracturas o distensiones.
  • Radio Salil: sus principios activos son salicilato de metilo, mentol líquido, ácido salicílico, alcanfor y nicotinato de metilo. Al aplicarla tiene un “efecto calor” sobre la piel. Sirve para dolor en el lumbago, tortícolis, lesiones deportivas leves como esguinces, contusiones, torceduras y calambres musculares.

Cremas anti rozaduras: sirven para evitar ampollas y lesiones como irritaciones por fricción o calentamiento en zonas del cuerpo como piernas, pies, entrepierna, axilas, pezones, nuca y otros.

Cuando caminamos por largo tiempo o cuando practicamos deportes, sobre todo en los meses de calor, el roce de la piel con la ropa o incluso piel con piel, puede producir rozaduras que podríamos evitar utilizando cremas como las que te sugerimos a continuación:

  • Pedi Relax: contiene aceites esenciales, silicona y vitamina B5. Crea un efecto de segunda piel, lo que proporciona una barrera de protección para la zona antes de realizar largas caminatas o deporte y evitar rozaduras y/o ampollas.
  • Mitosyl heridas: es un hidrogel a base de carbómero, ácido coloidal, carnosina, y otros ingredientes que lo hacen muy versátil, ya que puede utilizarse para rozaduras, quemaduras leves o piel irritada por exposición solar.
  • Labocane: es un gel que crea una barrera protectora para evitar rozaduras o aliviar escozores. Se debe aplicar varias veces al día para mantener su eficacia total.